Estás Leyendo
Beberse la historia

Beberse la historia

Beberse la historia a través del vino de Jerez | Wine & Grapes News

Beberse la historia en una copa de vino de Jerez

Beberse la historia a través de una copa. Para hablar de los vinos de Jerez hay que ponerse en pie y hacerlo con la voz solemne. La uva palomino, especialmente, es la culpable de que con una única variedad se elaboren cinco vinos totalmente diferentes.

Diversas culturas han pronunciado la huella dejada en esta tierra durante 3000 años, nada menos. Ha cambiado de nombre varias veces debido a las lenguas de sus moradores, pero, su espíritu sigue impertérrito tras siglos de evolución, pero también de legado y tradición. Y aunque fuese a través del saqueo, de un pirata para algunos y de un Sir, para otros, fue Francis Drake el que llevo por primera vez los vinos de Jerez a Inglaterra allá por el 1587 aproximadamente. Eso es beberse la historia.

No hemos hecho ni la más mínima muesca a la historia de Jerez contando esto, ya que nos harían falta muchas páginas para hablar en profundidad de la tradición vitivinícola y comercial de los vinos jerezanos. Y, una de las cosas que al principio se hizo como necesidad comercial, se convirtió en una seña de identidad. Hablamos de la adición de alcohol. Y eso, es otra parte larguísima de esta historia.

Hoy simplemente os quería comentar que, probablemente, nos encontremos ante un fenómeno único en el mundo en el cual, con una única variedad, conseguimos cinco vinos. Y ello se debe a muchísimos factores un tanto complejos de explicar, pero, que podríamos resumir en dos procesos como son, la crianza biológica y la crianza oxidativa, amén de múltiples pasos y técnicas enológicas, que muchos tildan de mágicas.

Los vinos de Jerez son mágicos

Es cierto. Los vinos de Jerez son mágicos. Hoy solo hablaremos de los vinos generosos. Y de manera muy abreviada. Por definición, los vinos generosos de Jerez, son los más secos por su fermentación completa en la que el azúcar residual es inferior a cinco gramos por litro. Y a partir de ahí, todo se complica con la elección de los mostos, las crianzas, los encabezados, las soleras, las criaderas… uff… que complicación. Venga, entremos en materia y os hablo de los generosos.

Manzanilla

La manzanilla es uno de los vinos más populares de los generosos de Jerez. Con crianza biológica bajo velo de flor, este tipo de vino tan solo se da en las bodegas ubicadas en Sanlúcar de Barrameda. Podréis encontrar algunas con el apellido “pasada” que son fruto de un periodo de crianza más largo y en ellas, encontramos matices más complejos.

Fino

El fino, al igual que la manzanilla, también se elabora bajo velo de flor en el tradicional sistema de criaderas y soleras. Es encabezado hasta los 15º y, el periodo mínimo de crianza es de dos años. El fino y la manzanilla son los “jóvenes” de los generosos y la diferencia radica en la ubicación de la bodega. Algunos dirán que se llaman de manera diferente, pero son iguales, pero, cuando se prueban “in situ” y a la par, te das cuenta de que no es así. La magia está servida.

Amontillado

El amontillado es un vino muy especial ya que combina la crianza biológica, bajo velo de flor, y la crianza oxidativa. El paso a la segunda crianza es lo que diferencia un amontillado de un fino o una manzanilla. Su color más oscuro y su complejidad, fruto del paso largo por la madera, lo convierten en uno de los vinos más fáciles de distinguir entre los generosos.

Ver También
el-godello-de-finca-refleja-la-expresion-del-terruno-berciano-wine-grapes

Oloroso

El oloroso es el vino que no tiene crianza biológica. Solo la oxidativa. Pero decimos solo, como si fuese algo simple y no lo es. Se encabeza hasta los 17º. Aunque, podemos encontrar olorosos que, por la evaporación del paso del tiempo, pueden llegar a una graduación mucho más alta. Quizás sea el más estructurado de todos ellos.

Palo cortado

El palo cortado es, quizás, el más misterioso de los generosos de Jerez ya que, al principio es como un fino, pero, por sus especiales características, está a otro nivel y se “reencabeza” de 15º a 17º. Algunos dicen que es como un amontillado, pero fino. Para mí, uno de los más versátiles en el maridaje y probablemente, el más elegante.

Cómo veis, uno puede beberse la vida pasando por los diferentes vinos generosos de Jerez. Os dejamos aquí otro artículo sobre vinos de Jerez.

Ver Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.