Estás Leyendo
Dehesa de Luna Gran Luna, un vino que nace entre pájaros

Dehesa de Luna Gran Luna, un vino que nace entre pájaros

dehesa-de-luna-ofrece-calidad-y-sostenibilidad-wine-grapes-news

Dehesa de Luna: el vino de la Finca Reserva de la Biodiversidad

Dehesa de Luna, Finca Reserva de Biodiversidad, es en su mayor parte, un bosque de unas 3000 hectáreas habitado por águilas imperiales, avutardas, perdices rojas y azores. Y solo 83 de esas hectáreas se dedican al cultivo ecológico de vid.

Pero situémonos previamente en el mapa y vayamos hasta La Roda, en Albacete. Desde hace unos quince años aproximadamente, cuando nace el proyecto, esta enorme finca acoge fauna y flora en cerca de 3000 hectáreas de terreno. De estas, la agricultura ocupa unas 1000 hectáreas. Y, tan solo unas pocas, se dedican al cultivo ecológico de la vid. Las otras 2000 hectáreas restantes son de bosque mediterráneo y zonas reforestadas con especies autóctonas.

En Dehesa de Luna, otorgan un especial protagonismo a las aves que sobrevuelan y habitan en este bello paraje. Avutardas, azores, perdices rojas, y, entre otras aves, la espectacular águila imperial, ocupan un lugar en las etiquetas de sus vinos a modo de homenaje y reconocimiento a la necesidad de proteger tanto el lugar como sus emplumados habitantes.

Hasta el 2012 no se construye la bodega propiamente dicha. Así que, los anteriores años, trabajan en una bodega de alquiler cercana. A partir de entonces, el cuidado y el esfuerzo por practicar una viticultura respetuosa con el medio que rodea la bodega, se convierte en una premisa. Sus vinos calificados de cultivo ecológico son muestra de su apuesta por dar coherencia al proyecto de sostenibilidad y protección ambiental y no por una moda comercial.

Control del estrés hídrico

Es bastante compleja la viticultura que se practica en Dehesa de Luna. Por la influencia del clima, que es cálido, las precipitaciones son escasas. Debido a ello, es fundamental el manejo de la vegetación del viñedo. Así, para controlar el estrés hídrico, se hace con sistemas de conducción o riego en algunos casos. El uso de cubiertas vegetales para proteger el suelo de la erosión, aumenta la fertilidad de forma natural.

El uso racional del agua y el uso de la energía solar renovable en la bodega completan un ciclo de sostenibilidad que hacen de Dehesa de Luna una bodega de la que pueden tomarse como ejemplo.

Ver También
50-mujeres-y-50-vinos-importancia-de-las-mujeres-en-el-mundo-del-vino

Sus vinos más accesibles, en todos los sentidos, son los Luna Lunera, blanco y tinto. Tienen un vino medio, el Orígenes. Un blanco y un reciente rosado que preceden a los varietales de Graciano y Tintorera. El delicioso Purgapecados y como no, nuestro protagonista de hoy: el Gran Luna.

Se elabora con Cabernet Sauvignon, Syrah, Tempranillo, Petit Verdot y Graciano. Este coupage es la selección de las mejores uvas de La Cañada del Navajo, parcela donde nace el vino insigne de la bodega. Por supuesto, se vinifica cada variedad por separado. Después se ensamblan en barricas de roble francés de 225 litros durante 15 meses de crianza, además del tiempo en botella antes de que vea la luz en el mercado.

Visualmente tiene una capa alta con color rubí oscuro y brillante. En nariz los aromas a frutas rojas y negras maduras se mezclan con la pimienta y los matices balsámicos. En la boca es estructurado, ampliamente horizontal, con mucha expresión de fruta, redondo, fresco, complejo y equilibrado en taninos. Es un vino que te ofrece un largo recuerdo en boca, pero también, en el alma.

Ver Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2020 Wine & Grapes News. All Rights Reserved.