Estás Leyendo
Dolç de l’Obac: un tinto dulce de leyenda…

Dolç de l’Obac: un tinto dulce de leyenda…

el-dolc-de-lobac-un-tinto-dulce-que-esta-unido-a-la-tierra-wine-grapes

El Dolç de l’Obac nos trae el sabor de una tierra mágica

Dolç de l’Obac es una parte de la leyenda del Priorat, que pasó de ser una tierra casi desconocida, a convertirse en una de las regiones vitivinícolas del mundo más apreciadas por sus vinos únicos. Antes de hablar de nuestro protagonista, conozcamos un poco la historia de esta tierra.

Todo empieza cuando, enviados por el Rey Alfonso II El Casto, allá por el siglo XII, los monjes Cartujanos se instalaron en tierras tarraconenses y nació lo que hoy conocemos como Priorat. El lugar elegido por los monjes para construir su monasterio fue sugerido por un pastor que “veía” subir hasta el cielo unos ángeles.

Esto ocurre allá por el 1215 y los monjes empiezan a comerciar con vino. El vino de Dios. Siglos después y con la Desamortización de Mendizábal en 1835, los monjes desaparecen y cinco familias compran en subasta las tierras y forman la Sociedad Agrícola la Unión en 1844, pero es en 1954 cuando se crea la Denominación de Origen Priorat como tal, que más tarde pasó a ser Calificada siendo la única en España junto con La Rioja.

No fue hasta 1974 cuando se embotelló el primer vino del Priorat bajo el nombre de Scala Dei. Poco después, en 1979 la familia Pastrana Jarque funda la bodega Costers del Siurana, más conocida como Clos de l’Obac. Introducir en esta tierra conceptos bordoleses como el del terroir o variedades foráneas adaptando las variedades al terreno y no al revés, convirtió la bodega en transgresora para su tiempo. Pero solo para las gentes cercanas ya que su primer vino no vio la luz hasta diez años después en 1989.

Entre los 150 mejores

Algo se debió hacer bien ya que Clos de l’Obac se coloca entre los 150 mejores vinos en la Guía Mundial de Vinos y, ahí es, cuando los vinos de Carlos Pastrana toman la relevancia que se merecían desde un primer momento. Un trabajo arduo y delicado que es muy diferente al de otros vitivinicultores, ya que trabajan con el mismo patrón de coupage siempre en cada uno de sus vinos. Guillem Pastrana, hijo del fundador y quien encabeza hoy en día el proyecto de la bodega, me explica que el objetivo de ese mismo patrón no es hacer el mejor vino sino la mejor añada. Y que esta viene marcada por la climatología continental y mediterránea que transcurre en las cuatro estaciones del año, además de la importancia de una tierra única por sus pizarras.

Ver También
el-vino-blanco-envejecido-es-un-desconocido-en-el-mundo-del-vino
¿Vino blanco envejecido?

Sus tierras están separadas por varios viñedos y es en el octavo, conocido como Camp dels Espills, donde cada año se dejan sobremadurar las uvas en la misma cepa. Después, con una parada natural de la fermentación, se preserva un residual de azúcar natural que convierte Dolç de l’Obac en un vino de guarda único en el mundo.

Cuando hablamos de Dolç de l’Obac lo debemos hacer con voz solemne ya que, nos encontramos ante uno de los mejores tintos dulces de guarda del mundo. Tras los años, su color a cereza sigue vivo y brillante que lo hacen aún más apetecible. Su delicada nariz ofrece matices de frutas de hueso, recuerdos balsámicos y minerales. En boca, es sedoso, y podemos notar la calidez de los higos y el tomate confitado mezclado con especies y final de cacao. Largo y elegante en postgusto, nos invita al siguiente sorbo.

Ver comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2020 Wine & Grapes News. All Rights Reserved.