Estás Leyendo
¿Dónde está el gintonic?

¿Dónde está el gintonic?

¿Dónde está el gintonic? Vaso y copas con de gintonic | Wine & Grapes News

¿Dónde está el gintonic? ¿Es que ha pasado de moda?

¿Dónde está el gintonic? Si os fijáis, ya no se oye tanto hablar de los gintonics como antes y, es que lo que para muchos es un trendig topic, para otros es un tanto cansino. Veamos porque ha disminuido el consumo de este combinado.

Aunque la historia nos habla de soldados británicos en la India que mitigaban con ginebra el sabor del agua tonificada con quinina para combatir la malaria allá por el siglo XIX, el gintonic es un combinado que se convirtió en uno de los clásicos de la coctelería de todos los tiempos.

Esto no fue por azar ya que esa parte amarga con el toque aromático de la ginebra, la frescura del hielo y los toques cítricos del limón, hacen del gintonic una muy agradable bebida que, en inicios, se tomaba más como aperitivo que como copa nocturna.

Nace la moda del gintonic

Es, más o menos en 2012 cuando explota la bomba gintonic y, no se sabe muy bien porque, se convierte en la bebida de moda en el mundo entero. Esto hace que se pase del vaso de tubo con hielo y limón a la copa balón con impensables ingredientes de todo tipo.

Algunos hemos pensado desde siempre que el exceso de ingredientes en un coctel en lugar de aportar, resta. Y otra cosa no, pero aportar, lo que se dice aportar, a la copa de gintonic se le ha puesto de todo, algunas veces con criterio y, muchas otras sin el más mínimo. Y eso, para el destilador de la ginebra o el creador de la tónica es un insulto. O no… Analicemos esto un poco.

Como hemos dicho, en muchos locales se puso de moda la carta de gintonics en la que aparecían cincuenta ginebras, veinte tipos de tónica y frutas y botánicos a cascoporro, para que el cliente hiciese su propia combinación.

“Ponme está ginebra, con esta tónica y con esta fruta y estos botánicos… ah, y haz eso del nitrógeno y el humo que mola mucho” …

Mucha puesta en escena

A lo mejor no le gusta mucho, pero llamar, llama la atención, porque ves una copa con una ensalada mixta y líquido, no siempre transparente y que incluso puede cambiar de color, del cual sale humo, chispas y una pajita de cristal en espiral de un metro.

Ver También
10 mujeres del mundo del vino para seguir en Instagram | Wine & Grapes News

La verdad es que la cosa se fue de las manos. Y todo cansa. Sobre todo, porque todo el mundo “aprendió” a hacer gintonics siguiendo diversos métodos: primero la ginebra para unos, primero el hielo para otros, la tónica en cuchara trenzada, la tónica con un agujero en la chapa y tirada a presión, los cítricos al principio o al final, dentro o en el borde, unas gotas de granadina, o unas gotas de angostura, naranja o limón, la piel o el jugo, pepino o rosas, canela en rama o regaliz de palo… Todos tienen la verdad absoluta.

¿Dónde está el gintonic? Análisis de si solo fue una moda | Wine & Grapes News

Muchos destiladores o hacedores de tónica entraron al trapo y ya les iba bien porque las ventas subían. Pero otros no y se mantuvieron inamovibles, aunque la tendencia cambiase. Estos últimos, que ya estaban, son los que aún permanecen en el mercado porque las nuevas marcas, igual que han subido, han bajado, aunque hayan tenido su momento de gloria. Para un destilador, uno de sus logros es que su producto se caracterice por unos matices u otros y tener que añadirle cosas que escondan sus propios aromas y se aparten de su creación inicial, no tiene demasiado sentido.

Aunque todo esto no quiera decir que el gintonic haya desaparecido por completo, sí ha bajado tanto su consumo como su puesta en escena y parece que todo vuelva a la normalidad.

Ver Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.