Estás Leyendo
El renacer de la viña

El renacer de la viña

El renacer de la viña da paso a un nuevo ciclo | Wine & Grapes News

El renacer de la vid, llega el momento del lloro de la viña

Renacer de la viña. Ya estamos en el mes de marzo, el mes en que comienza la primavera. Sabemos que es la estación en que todo vuelve a activarse en la naturaleza y, claro, la viña también. El invierno acaba y, con él, desaparece poco a poco el letargo en el que estaban sumidas las cepas. Y ¿cuál es el primer signo del cambio? Pues el lloro de la viña.

Y, ¿Qué es exactamente el lloro de la viña? Durante el invierno la cepa queda en reposo, como un letargo en el que la sabia deja de circular por su tronco y ramas. Por eso es el momento óptimo para la poda, ya que la planta no sufre con el corte. Cuando llega la primavera, la temperatura de la tierra sube y, con ello, estimula a la planta para que vuelva circular la sabia de manera fluida y natural. Es entonces cuando se produce el lloro, ya que esa sabia llega al punto de corte y sale al exterior de la propia rama. Así se produce una gota, como una lágrima, de ahí el nombre, ya que parece que la viña llora.

Lo poético no quita lo importante

Este momento de la vid resulta de una belleza especial y, aunque cada año es igual en el ciclo de la viña, siempre es sorprendente ver esa gota que cae directamente de la parte leñosa. Es la transición entre las dos estaciones y la viña lo refleja. Pero, aparte del aspecto más poético, también resulta muy importante para el futuro de la vid. Cuando la gota de sabia desborda por los sarmientos cortados denota, primero, que la planta goza de buena salud y, después, que esa misma lágrima ayudará a que se recupere cicatrizando bien el corte y pueda volver a brotar.

Cada viticultor conoce el momento óptimo en que sus viñedos pasarán el lloro, y eso es gracias al cuidado constante con el que vigila todo el ciclo de la vid. Esta es una de las cosas a las que nos referimos cuando hablamos de una gran dedicación a la viña, estos, aparentes pequeños detalles, son de suma importancia. Cada lloro es diferente, ya que dependerá de varias cosas: cuando fue la poda, el tamaño del corte realizado, la fortaleza de la planta y también el clima, que es una variable incontrolable. Finalmente, los lloros pararán cuando las heridas en los sarmientos estén recubiertas de una sustancia gomosa que generan unas bacterias.

Ver También
Claves de la vendimia de un año complicado | Wine & Grapes News

Con el paso de los días y el aumento de la temperatura, la planta irá creciendo gracias a que tiene reservas acumuladas en raíz y tronco. Salen las primeras yemas que, en un futuro próximo, ser convertirán en hojas y frutos que cerrarán de nuevo el ciclo de la vid. Pero eso será tema de otro artículo, hoy queríamos destacar el renacer de la viña que es como el renacer de la vida.

Ver Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.