Estás Leyendo
El vino del espacio

El vino del espacio

El vino del espacio se venderá por un millón de dólares | Wine & Grapes News

El vino del espacio, ¿una botella cotizada por un millón de dólares?

El vino del espacio: Un millón de dólares es el precio que se podría llegar a pagar por el vino que ha pasado más de un año en el espacio. Se trata del Chateau Pétrus, uno de los Burdeos más famosos y reconocidos internacionalmente, el cual ha formado parte de un experimento histórico que podría tratarse del inicio de la viticultura espacial.

El pasado 14 de enero, el Pétrus aterrizó en la Tierra en la cápsula SpaceX’s Dragon, después de haber pasado 14 meses orbitando la tierra a bordo de la Estación Espacial Internacional. El 1 de marzo, una docena de los mejores expertos en vino del mundo se reunieron para catarlo en Burdeos para dar su veredicto sobre este vino único. Ahora está a la venta una de las botellas a un precio… desorbitado.

¿Quieres saber más sobre este vino histórico? ¡En Wine & Grapes te contamos todo lo que necesitas saber!

Fuente: Christie’s

El experimento

El Chateau Pétrus ha formado parte de la primera misión de un experimento de Space Cargo Unlimited, una organización pionera en investigación espacial. El objetivo de este experimento es entender mejor como los materiales orgánicos se adaptan a los grandes cambios ambientales y, de este modo, llegar a crear nuevas tecnologías que ayuden la agricultura a adaptarse al cambio climático en el planeta Tierra.

La elección del vino para esta primera misión no fue casual, ya que las uvas son particularmente sensibles a los cambios de las condiciones en las que se las almacena. Space Cargo Unlimited escogió Pétrus para el experimento porque, al ser uno de los vinos más famosos del mundo, contaban con muchísimas notas de cata que ayudarían a comparar hasta los cambios más sutiles después de los 14 meses en el espacio.

La organización llevó todo este proceso con el máximo secretismo, sin ni siquiera notificar a la bodega. Compraron 12 botellas de este Merlot tan reconocido a un coleccionista de Burdeos y las mandaron a la Estación Espacial Internacional con la intención de descubrir cómo la gravedad cero, los cambios bruscos en temperatura y humedad y la radiación afectaban el vino a nivel molecular.

Fuente: Christie’s

El veredicto de los expertos

De vuelta a la Tierra, tres de estas botellas fueron usadas para una cata que tendrá su propio capítulo en la historia del vino. Reunidos en el Instituto de Ciencias de la Viña y el Vino de la Universidad de Burdeos, doce de los líderes mundiales en la cata de vinos vivieron la oportunidad de probar un vino como ningún otro.

Delante de la prensa internacional, les fue asignados cada uno de ellos dos copas para la cata a ciegas. Una de ellas contenía 30 ml de Pétrus 2000, que había sido madurado en una bodega local. La otra contenía 30 ml del mismo vino, pero de la botella que había pasado 14 meses en el espacio.

Ver También
Sake no es un vino de arroz, es una bebida alcohólica | Wine & Grapes

El veredicto de los expertos fue, sin duda, alentador. El vino no solo había sobrevivido las duras condiciones del espacio y un viaje de 180 millones de millas, sino que había desarrollado un color, aroma y sabor diferentes a su hermano terrestre. Algunos de los catadores señalaron notas de pétalos de rosa y aroma de piel o hoguera, con un brillo anaranjado. El consenso fue que habían incrementado los aromas florales y que los taninos eran más suaves y evolucionados. En definitiva, el veredicto unánime es que se trataba de un gran vino.

Fuente: Nasa

Una venta histórica

Después de la cata, 8 de las botellas que maduraron en el espacio están siendo utilizadas para la siguiente fase del experimento, que tratará de explicar científicamente la percepción de los catadores respecto a las características y cambios del vino espacial. La botella restante formará parte de una venta muy exclusiva, la primera oportunidad en la historia de adquirir un vino que ha envejecido en el espacio.

El precio estimado de la venta de esta botella de Pétrus espacial es de un millón de dólares. Un vino tan especial, por supuesto, no podía venderse con un packaging normal, así que viene en una espectacular caja ‘celestial’ hecha a mano con una escultura móvil del sistema solar. En el interior, junto a la botella de Pétrus del espacio, hay una botella de Pétrus 2000 para completar la experiencia de la cata, además de accesorios como un decantador y dos copas de cristal y un sacacorchos hecho de un meteorito que se descubrió en el Polo Norte.

La carrera del espacio abre el camino para una nueva era en la viticultura. Y tú, ¿Qué piensas sobre el vino del espacio? ¡Cuéntanoslo en nuestras redes sociales!

Ver Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.