Estás Leyendo
El vino también se come

El vino también se come

el-vino-tambien-se-come-claro-que-si-wine-grapes-news

El vino también se come cuando lo aplicamos a la gastronomía

Si, el vino también se come. No cabe duda de que el vino está “inventado” para ser bebido, pero podemos ampliar sus usos si los aplicamos a la gastronomía de diversas maneras.

A lo largo de la indivisible historia del vino y de la cocina, el vino se ha utilizado en diferentes recetas de carnes, pescados y repostería. Hoy en día, las diferentes técnicas culinarias se expanden dando un sinfín de posibilidades para el paladar, pero en formato sólido. Tan solo deben conocerse las técnicas de elaboración para hacer, helados, espumas, gelatinas, polvo, crujientes, etc.

Uno de los entrantes más delicados y que, probablemente, han estado o están en la carta de muchos restaurantes es el foie. Llegado desde Francia, el foie, por ser un elemento graso, busca en su acompañamiento contrapuntos dulces y ácidos. Una gelatina de Eiswein de Austria, por ejemplo, un Kracher, transforma este plato en irresistible, destinado a los paladares más exigentes.

Un plato clásico de la cocina andaluza son los riñones al Jerez. Aunque normalmente se utiliza el fino o la manzanilla para elaborarlo, esta carne tan ‘poco noble’, se convierte en una auténtica delicia cuando el condimento es el oloroso o el amontillado y, si además es un VOS o un VORS, se convierte en una experiencia única.

Preparar un aspic de vino blanco con un desmigado de faisán a la brasa o de emperador ahumado, es una delicia. Buscaremos un blanco con toques de madera y humo, como Cote de Jure, para preparar esta receta en la que la gelatina suele ser neutra. También, el vino le aporta un toque de acidez a carnes o pescados, que pueden presentarse escabechados por afinidad.

Para los más contundentes, las carnes, encajan muy bien con salsas reducidas de vino tinto tranquilo o vinos generosos tintos, tal como el oporto, por ejemplo. Un buen solomillo poco hecho, con esta salsa reducida, y unas grosellas como contrapunto, solo necesitan unos cristales de sal para potenciar y estimular las papilas gustativas.

Ver También
informe-atkin-rioja-2020-2

En postres y dulces es donde encontramos más innovación

Como no, la repostería también se mezcla con el vino y ciertos destilados, que son partícipes de las innumerables recetas en muchas tartas, bizcochos y otros. La imaginación y la creatividad de los pasteleros y cocineros de dulces crean, por ejemplo, esta deliciosa crema traslucida de prosecco con frutos rojos.

Dentro del mundo de los postres, de la confitería, de los dulces en general, las posibilidades que genera el vino son inacabables. Quizás, en la actualidad, sea la parte de los postres o de los dulces, la que más ha innovado creando helados de vino de diferentes sabores y diferentes variedades. Incluso, se atreven con el chocolate, haciendo bombones también de vino que hoy en día están al alcance de todos. En muchas bodegas, cuando las visitas te dan gominolas de sus vinos. Sin duda, el vino, también se come.

Ver comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2020 Wine & Grapes News. All Rights Reserved.