Estás Leyendo
La elegancia del Txacolí: Ameztoi

La elegancia del Txacolí: Ameztoi

La elegancia del Txacolí vista bodega junto al mar | Wine & Grapes News

La elegancia del Txacolí en Ameztoi, una bodega junto al mar

La elegancia del Txacolí. La Denominación de Origen Getariako Txakolina encierra secretos que solo puedes desvelar si lo vives en primera persona. Hoy os cuento Ameztoi.

Con la mirada puesta en el atardecer desde lo más alto de Getaria, se puede divisar la Bodega de Ignaxo, como a él le gusta que le llamen, quinta generación ya de viticultores que elaboran txacolí desde 1820, aunque, a la familia siempre se les ha conocido con el sobrenombre de kirkilla (grillo), motivo de alegría felicidad y orgullo. Tanto es así que, uno de sus vinos lleva ese nombre. Luego os hablamos de él, ya que es el protagonista de hoy.

Es alucinante la vista que ofrece la terraza de la bodega situada en lo alto de una colina y frente al bravo mar cantábrico. Una vista que no te deja indiferente, te emociona y te cautiva. El manto verde que rodea la casa son unas 50 hectáreas de viñedo emparrado cuidadísimo, desde la primera hasta la última hoja, pasando por la tierra y las viguetas que lo sostienen. Quizás la época haya influido, pero es unos de los viñedos más cuidados que he visto en la zona.

La uva, es la hondarrabi zuri (blanca) y hondarrabi beltza(negra o tinta). Solo estas dos variedades son las protagonistas de los vinos de la bodega, tal y como nos cuenta Ane, mientras nos muestra la sala donde el txotx de txacolí emana de los grifos de los toneles de cinco mil litros, que custodian la entrada cuando es la época y se les da a probar a los invitados, que siempre son muy bien recibidos.

Tradición e innovación

Los vinos de Ameztoi mezclan tradición e innovación y eso se ve, sobre todo, en las ganas de mostrar como esta variedad de uva puede aportar varios registros. Como sabéis, los txacolí son vinos frescos y con una marcada acidez. Son grandes desconocidos y, realmente, al probarlos, mucha gente se lleva sorpresas. Gratas, por supuesto.

Ver También
Hoy cenamos mexicano, platillos mexicanos | Wine & Grapes News

El 9.6, muy pensado para el público más joven es muy fácil. Rubentis, un toque rosado poco explotado en la DO y el Stimatum, un txacolí tinto. Muy poco convencional. El clásico Ameztoi es ya para conocedores de este tipo de vino. Sin embargo, encontrarse con dos espumosos de segunda fermentación de más de 48 meses, es ya una cosa más atípica. Primus es un delicado txacolí con trabajo de lías que ya se diferencia ostensiblemente de los demás. Pero, como os había anunciado al principio, el protagonista es el Kirkilla.

Mezcla seleccionada de zuri y beltza para conseguir una vino elegante y gastronómico elaborado en bocoys de 600 litros de roble francés. Cuando lo pruebas, te encuentras ante un vino blanco tremendamente gastronómico que acompaña cualquier tipo de comida ya que, su equilibrio en acidez y redondez se convierte en un enorme conductor de los sabores. Mineral y salino, es la esencia pura de la familia. ¿Os animáis a disfrutar de la elegancia del Txacolí en Ameztoi?

Ver Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.