Estás Leyendo
La Venta d’Aubert

La Venta d’Aubert

La Venta d’Aubert, botellas de vino | Wine & Grapes News

La Venta d’Aubert, una bodega en el corazón del Matarraña

La Venta d’Aubert: Entre los privilegiados paisajes del Matarraña, en el Bajo Aragón, un pequeño grupo internacional lleva el día a día de esta bodega. Es una bodega que produce vinos ecológicos de gran calidad. La Venta, como antaño, también está abierta a visitantes que quieran conocer este proyecto tan especial.

Wine & Grapes News hemos visitado esta bodega aragonesa y, a continuación, os hablamos de su historia, su filosofía y sus espectaculares vinos.

La historia de la Venta d’Aubert

Las antiguas ventas eran establecimientos que se encontraban al lado de los caminos. Estos servían para que los carruajes pudieran parar y, los viajeros y los caballos, pudieran comer y descansar. Es el caso también de la Venta d’Aubert, situada en la ruta que históricamente ha unido las ciudades de Tortosa y Zaragoza. Sin embargo, con la llegada de los vehículos motorizados y el ferrocarril a finales del siglo XIX, las ventas dejaron de ser tan necesarias y fueron desapareciendo poco a poco.

Ese fue el caso de la Venta d’Aubert, que fue abandonada y con ella su enorme terreno. En 1986, una pareja suiza se interesó por esta bonita finca y decidió darle una nueva vida. Fue entonces cuando se decidió cultivar el viejo viñedo de Garnacha blanca, típica de la zona, y plantar nuevas vides de distintos tipos de uvas, tanto blancas como tintas. En 1995 se construyeron las instalaciones de la nueva bodega, que fue ampliada en 2001. El viñedo ocupa 18 de las 62 hectáreas de la Venta d’Aubert.

El proyecto vitivinícola

Los viñedos de la Venta d’Aubert ocupan los alrededores de la antigua venta, un pintoresco y bonito edificio de piedra, y están rodeados a su vez por un frondoso bosque. Crecen en un típico clima mediterráneo acompañado por el viento de la zona, el Garbí. Los son suelos arcillosos y calcáreos, muy comunes de la zona.

El proyecto de la bodega ha tenido siempre en cuenta la sostenibilidad como un valor fundamental. Es por esto que producen vinos ecológicos, certificados desde 2013 por el Comité Aragonés de Agricultura Ecológica. Además, los vinos de la Venta d’Aubert están elaborados con el objetivo de la excelencia, por lo que confluyen estos principios en el cultivo respetuoso, la vendimia a mano y el cuidado por la biodiversidad del terreno y su entorno.

Actualmente, la bodega sigue manteniendo su estrecha relación con Suiza por parte de sus tres socios propietarios, originarios de este país donde exportan buena parte de sus vinos e incluso tienen un club de amigos de la Venta d’Aubert para el que elaboran un vino exclusivo. El equipo está formado por personas originarias de la zona, como los gerentes Antonio Sorolla y Laura Sorolla, pero también de otros países europeos, como el enólogo alemán Stefan Dorst o, el responsable de ventas belga, Philppe Crélot.

Los vinos de la Venta d’Aubert

En nuestra visita a la Venta d’Aubert, y después de conocer los viñedos y las instalaciones de la bodega acompañados por Crélot, pudimos también catar algunos de sus singulares vinos.

Ver También
Vino Genolí-Viura, un blanco ecológico DOCa Rioja| Wine & Grapes News

Para empezar, Crélot nos ofreció dos de sus vinos blancos, el Venta d’Aubert Viogner y el Venta d’Aubert Blanco. El Viogner tiene el privilegio de ser un vino muy valorado en Japón, país donde lo han exportado con mucho éxito entre el público femenino. Sus frescos aromas florales y de fruta verde, lo hacen especialmente atractivo para un aperitivo bajo los árboles de la venta. El Venta d’Aubert Blanco es un vino más elegante, elaborado con Garnacha Blanca y Chardonnay, con un bonito color dorado y un sabor complejo que invita a ser acompañado por una buena comida.

También hemos conocido algunos de los vinos tintos que produce la bodega, como los dos monovarietales de Syrah y Merlot. Pese a que la elaboración de un vino con una sola uva es todo un riesgo, ya que depende enteramente de la calidad de la uva de ese año, Dorst, el enólogo de Venta d’Aubert, apuesta por ello con un resultado extraordinario. El Merlot es resultado de la selección de sus mejores barricas y ofrece un paladar redondo y muy refrescante, con un agradable aroma asilvestrado. Por su parte, el Syrah es un vino muy elegante, a la vez que tiene cuerpo y potencia. Destacan sus aromas de frutos rojos.

Por último, cabe destacar el Venta d’Aubert Tinto, un cuvée elaborado con las variedades de uva típicas regionales Garnacha Tinta, Syrah y Monastrel. Este es un vino que goza gran popularidad en la restauración de la zona por su altísima calidad y por su especial personalidad, que denota una calidez y una estructura suave con largo recorrido en boca.

Interesante historia, paisaje privilegiado y buenos vinos

La visita a la Venta d’Aubert tiene todos los alicientes de descubrir una pequeña bodega: una interesante historia, un paisaje privilegiado y unos vinos de altísima calidad. ¡Te la recomendamos!

Ver Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.