Estás Leyendo
Leonardo da Vinci y el amor por el vino

Leonardo da Vinci y el amor por el vino

leonardo-da-vinci-un-genio-enamorado-del-vino-wine-grapes-news

Leonardo da Vinci fue un genio apasionado por el vino

Leonardo da Vinci, el gran artista italiano, nació en la Toscana, esa hermosa región italiana donde los viñedos son una parte fundamental del paisaje. Por lo tanto, el vino siempre formó parte de su vida, ya que su familia tenía una finca con viñedo en la pequeña localidad de Anchiano, dentro de lo que actualmente es la zona del Chianti Montalbano.

Leonardo fue una persona apasionada por la vida: Pintor, anatomista, arquitecto, paleontólogo, artista, botánico, científico, escritor, escultor, filósofo, ingeniero, inventor, músico y urbanista. Uf, parece imposible que alguien pueda desarrollarse en tantos ámbitos ¿no? Pues él, además, ¡era un apasionado del vino! Pero claro, es lo que tiene ser un genio, ¡que puedes con todo!

Bromas aparte, realmente, para este magnífico personaje, el vino formó parte importante en su vida. De esta pasión existe diversa documentación escrita. En una de sus múltiples reflexiones, escribió: “Il vino, il divino licore dell’uva” (casi una declaración de amor, que no precisa de ninguna traducción). También escribe una carta, datada en 1515, que dirige a un granjero de su finca en Fiesole, donde le da instrucciones para producir un vino de excelente calidad, casi perfecto, que es como un manual de viticultura de hace cinco siglos.

La historia de una viña

Hay una viña en Milán que perteneció a Leonardo da Vinci. Cuenta la historia que, en el año 1498, el duque de Milán, Ludovico Maria Sforza, un mecenas al que llamaban il Moro. Este regaló a Leonardo un palazzo renacentista, la Casa degli Atellani, situado en una pequeña viña. Fue el premio del duque por pintar su magnífica obra La última cena, que el pintor realizó durante el tiempo que trabajó para él.

Por desgracia, no pudo disfrutar mucho tiempo de su viñedo, ya que, en el año 1500, las tropas francesas derrotaron al duque y tomaron Milán. Leonardo abandonó la ciudad dejando la viña a cargo de Salai, el padre de un pupilo suyo, pero los franceses le confiscaron la finca. Siempre tuvo ese viñedo en su mente, pero, solo poco antes de su muerte en 1519, pudo recuperarla. La viña sufrió un abandono de siglos, pero en 2015 volvió a nacer, gracias a la fundación milanesa Portaluppi y de los actuales propietarios de la Casa degli Atellani.

Ver También
la-musica-del-vino-top-10-canciones-de-vino

Y este renacer, es gracias a la lucha y el trabajo, tanto de la Fundación Portaluppi y los propietarios de Atellani, como de los estudios del enólogo Luca Maroni. Este, con la colaboración de la genetista Serena Imazio y el profesor Attilio Scienza, de la Universidad de Milán, han conseguido recuperar el ADN de la vid original.

Así que el vino de Leonardo da Vinci renace elaborado según el “Método Leonardo”, el método de un genio. Ahora, en Cantine Leonardo da Vinci, podemos encontrar vinos al más puro estilo renacentista.

Ver Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2020 Wine & Grapes News. All Rights Reserved.