Estás Leyendo
Regiones vinícolas emergentes

Regiones vinícolas emergentes

Regiones vinícolas emergentes, racimos uva blanca | Wine & Grapes News

Regiones vinícolas emergentes, zonas en alza con vinos interesantes

Regiones vinícolas emergentes. Hoy queremos hablar de lugares productores de vino que no están, digamos, en el circuito más habitual y conocido. Ni por clima ni por orografía, parecería que son lugares muy idóneos para el cultivo de la vid. Pero las ganas y el tesón de las personas están consiguiendo vinos. Así que vamos a hablaros de ellos.

Bolivia

Este país sudamericano de más de 11 millones seiscientos mil habitantes, (datos 2020) produce vino a casi 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar. La mayoría de concentración de cultivos de vid se encuentran en la zona de Tarija, en el extremo sureste de Bolivia. Allí, el clima da largos veranos calurosos y húmedos, así como cortos inviernos, secos y fríos. Según los expertos, este clima propicia el cultivo de la viña.

Podemos encontrar viñedos de las variedades Cabernet Sauvignon, Merlot, Malbec, Oporto y Tannat. Con estas uvas producen sus vinos tintos. Respecto a uva blanca, cultivan la uva moscatel de Alejandría con la que hacen vino moscatel y también singani, un aguardiente típico de allí.

El resultado son vinos con buena acidez, elegantes y con poco grado alcohólico. La producción de vino es aún pequeña, y, aunque la idea es ampliarla, el primer objetivo es seguir en la línea de mejora de los vinos ya existentes. Con una mayor calidad, se enfocan en ampliar el mercado extranjero, especialmente el norteamericano, al cual ya venden en pequeña cantidad.

Bodegas y Vinos La Concepción, Campos de Solana y Vino de Altura 1750 son algunas de sus bodegas.

Fuente: Alain Bonnardaux

Escandinavia

Dinamarca, Suecia y Noruega son tres regiones vinícolas emergentes. Países fríos del norte de Europa. ¿cómo puede haber viñas allí? ¿Cómo sobreviven al frío? Claro, en estas zonas la viticultura resulta un trabajo difícil ya que el clima no es el más apropiado. Aunque el aumento de la temperatura global hace más propicio el cultivo de la vid, el verdadero motor de la viticultura en estos países son las personas que la hacen.

Tanto los viticultores daneses, como los suecos y noruegos, para superar las dificultades echan mano de la innovación, imprescindible siempre, pero en este caso aún más. Mucho trabajo y dedicación es otro de los factores en juego, también fundamental. Las producciones son modestas, pero van poco a poco en aumento y mejorando. Hacen vinos tintos y blancos, aunque los mejores resultados los están consiguiendo en los vinos espumosos.

Algunas bodegas: Glenholm Vingard, Cold Hand Winery y Blaxsta Vingard.

Japón

La tendencia del consumo de vino en Japón sigue un aumento progresivo. Si en 1980 el consumo por persona/año no llegaba a un litro, actualmente la media es de casi tres. Esto demuestra que la cultura del vino tiene más adeptos cada día. La producción vinícola es de, aproximadamente, 16 millones de litros/año y las zonas más importantes son Yamanashi, Nagano y Hokkaido. Esta es una región vinícola más consolidada.

La presencia gastronómica japonesa en el mundo es bien clara, el sushi, con todas sus variantes, está presente en todo el mundo. El vino es un proyecto que también crece y lo hace con la idea de expandirse fuera del propio país. La uva estrella es la Koshu. Con ella hacen vinos blancos muy frutales, frescos y suaves que maridan muy bien con la cocina japonesa.

Aquí dejamos tres ejemplos: Bodegas de Suntory Tominooka, Book Road y Grace Wine.

Canadá

Hay tres partes diferenciadas en el mundo del vino de Canadá. Una la representan las grandes empresas comercializadoras; otra, las productoras vinícolas y una tercera que la conforman pequeños productores artesanales. Estos últimos continúan la tradición de las primeras producciones que la gente hacía en su propia casa y compartía con sus vecinos.

Ver También
El enoturismo es seguro, mesa con comida y copas de vino | Wine & Grapes News

Resulta casi increíble que se elabore vino en un país de inviernos tan largos y fríos. Pero, lo cierto es que justamente su clima hace que Canadá sea el primer país productor del llamado Icewine o vino de hielo. Son uvas tardías de la variedad Riesling que soportan las bajas temperaturas de los meses de noviembre y diciembre. Pero, al mismo tiempo, consiguen aumentar su grado de azúcar de forma natural, por eso la calidad de estos vinos blancos dulces. Podéis recuperar aquí el artículo que publicamos sobre este tipo de vino.

Las zonas vinícolas son cuatro: Ontario, Columbia Británica, Nueva Escocia y Quebec. Y en ellas encontramos Pillitteri Estates Winery, Cooper’s Hauwk Vineyards y Reif State Winery.

Fuente: Erik Cook

Moldavia

Moldavia es un país con una tradición vinícola muy antigua y muy arraigada a su cultura. De hecho, los vinos de esta región vinícola están de moda por calidad y tradición. Pequeño país situado entre Rumanía y Ucrania, su buen clima es ideal para el cultivo de la vid, por ello este se remonta a tiempos muy antiguos. Elaborar vino es una ocupación muy instaurada y en ella participa una buena parte de la población.

Actualmente está promocionando una Ruta del Vino que recorre diversas zonas y bodegas históricas de este país. Desde Bodegas de Cricova, continuando con Milestii Mici, dos bodegas con inacabables galerías subterráneas donde el vino reposa para conseguir la crianza necesaria. Siguiendo hacia el sur del país, recorriendo bonitos paisajes de viñedos, están las bodegas Asconi y Castel Mimi que ofrecen, además de buenos vinos, una gran oferta de enoturismo.

Dejamos aquí las regiones vinícolas emergentes para no cansarte, pero seguiremos en otro momento, ¡ya que nos parece apasionante descubrir vinos que nacen en lugares diferentes y desconocidos!

Ver Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.