Estás Leyendo
Tapones de vino: Diez tipos diferentes

Tapones de vino: Diez tipos diferentes

tapones-de-vino-una-guia-de-los-mas-usuales-wine-grapes-news

Tapones de vino, ¿Quieres conocer los que más se usan y sus características?

Tapones de vino: Esta humilde parte que forma parte del “todo” de un vino, es muy importante. Por eso, hoy os queremos hablar de los diferentes tipos de tapones que hay, y que se usan habitualmente en las botellas de vino. La base de casi todos los tapones es el corcho, aunque también existen de otros tipos. Lo que remarcaremos aquí son los pros y contras de cada uno de ellos.

Corcho: La reina de la materia prima en tapones

El corcho es un producto absolutamente natural que se extrae de la corteza del alcornoque. Muy importante remarcar que, como la corteza vuelve a crecer, el extraerlo no afecta a la vida del árbol. La corteza pasa por diferentes procesos antes de poder ser un corcho útil para tapar una botella: después del “descorche” o “saca del corcho”, las planchas se colocarán formando pilas y, durante un mínimo de seis meses, permanecerán en modo secado. Posteriormente pasará por dos procesos de hervido, con uno de curado entre medio, para finalmente poder pasar a la fabricación de tapones de vino propiamente dicha.

Los diez tipos más habituales

  • Natural_ Este es la estrella de los tapones. Se fabrica directamente de una pieza entera de corcho. Sus principales características son, que ella perfectamente la botella y ayuda a que el vino tenga una buena evolución. Por eso es el más indicado para envejecer el vino, aunque tiene el hándicap de que, al ser totalmente natural, puede oxidarse, adquirir malos olores, etc. Es el que se usa habitualmente en vinos tipo Premium y en los que envejecerán en botella.
  • Natural multipieza_ Parecido al natural, pero hecho con dos o tres partes enganchadas con una cola especial para estar en contacto con productos alimentarios. Tiene la ventaja de que puede tener tamaños más grandes, lo que sería difícil de conseguir de una sola pieza. Pero la cola, precisamente, es la que puede generar algún aroma, y ello podría adulterar de alguna manera el vino que hay en su interior, esta es su parte débil. Va bien en los formatos grandes, como la botella Magnum y vinos para consumir en poco tiempo.
  • Naturales colmatados_ Son corchos naturales de una sola pieza, pero con poros. Para subsanar este problema se rellenan con polvo de corcho también natural. Proporciona muy buen rendimiento, aunque la cola podría dejar algún aroma. Bueno para vinos jóvenes.
  • Aglomerados_ Está realizado con el material desechado de los tampones naturales. Tiene un factor principal a tener en cuenta, es muy económico, con lo que resulta idóneo para vinos de gran rotación y bajo precio.
  • Técnicos_ Elaborados como los aglomerados, la diferencia con estos es que tienen unos discos de corcho natural pegados a un extremo o a los dos. Con un disco arriba y otro abajo son los técnicos 1+1, con dos a cada lado son los técnicos 2+2 y con dos discos en un lado, técnicos 2+0. Muy resistentes y estables, pero obviamente, también necesitan cola. Para vinos de consumo en dos o tres años.
  • Vidrio_ Neutro, elegante y exclusivo. Con diferentes colores y un atractivo innegable, este tapón forma parte de lo más top. Digamos que transforma una botella de vino en una pequeña obra de arte, pero ello comporta un alto coste, por tanto, será para vinos muy especiales.
  • Cabezudo_ Consiste en dos partes: una de corcho natural o colmatado y otra que corresponde a la cabeza, visible por fuera de la botella. Esta cabeza puede ser de madera, porcelana, PVC, metal o vidrio. Tapa muy bien la botella y así conserva el vino que no se ha tomado, aunque eso también puede resultar un problema, ya que al ser más hermético puede afectar al vino. Perfecto para vinos dulces que no se consumen de “una sentada”.
  • Cava_ Muy particulares, tienen un diámetro más grande para aguantar la presión de las bebidas con gas, por tanto, especialmente aptos para cavas, vinos espumosos, sidras y champán. Son tapones técnicos, pero con grosor y forma específicos para los vinos descritos.
  • Silicona_ Resulta muy limpio, no se rompe y no genera polvo. Tiene la posibilidad de diferentes colores, lo que le da un plus a la hora del diseño del conjunto del vino. Al permitir una menor entrada de aire, sirve sobre todo para vinos que han de permanecer estables, sin evolucionar. Para vinos de consumo rápido.
  • Hélix_ Es un tapón de corcho con rosca para botellas de rosca interior. Da un aspecto diferente manteniendo el corcho, pero con la posibilidad de cerrar bien la botella otra vez, si queda vino en ella. El problema es que es más difícil adaptarlo a una línea de embotellado convencional, por sus diferentes características.

Como vemos, tapones de vino hay muchos y diferentes, pero todos y cada uno de ellos pueden tener una utilidad, ¡aunque solo sea estética!

Ver Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2020 Wine & Grapes News. All Rights Reserved.