Estás Leyendo
Viajar en Semana Santa sin salir de casa

Viajar en Semana Santa sin salir de casa

viajar-en-semana-santa-a-la-gastronomia-de-otros-lugares

Viajar en Semana Santa, ¿Le echamos imaginación y lo hacemos a través de la gastronomía?

Viajar en Semana Santa es un clásico, ya que es un periodo vacacional en que muchas personas deciden hacer turismo. Pero ¿Cómo lo hacemos si estamos confinados en casa sin poder salir? Pues siendo creativos e imaginativos, ¡que eso no se confina! Cuando visitamos un lugar, es habitual que probemos los platos típicos de allí. Por eso, si elaboramos en casa algún plato de un lugar, si nos lo proponemos, podemos viajar allí con nuestra imaginación ¡son tiempos de virtualidad!

Claro, además de los platos, también hemos de pensar con que tipos de vinos los vamos a acompañar mejor, para conseguir así que la experiencia sea lo más gratificante posible. Aquí os dejamos nuestra selección a modo de ejemplo, pero vosotros podéis ampliarla tanto como se os ocurra. ¡Todo tiene un lado positivo, hagamos una Semana Santa especial!

Salados

Bacalao a la gallega: Como el bacalao es, tradicionalmente, el pescado más típico para estos días, es obligado destacar este plato. Así es que ¡nos vamos a Galicia sin salir de casa y disfrutando de un maravilloso plato! Para completar este viaje gastronómico virtual por tierras gallegas, nada mejor que maridarlo con un vino de ribeiro o un albariño bien fresquito.

Potaje de vigilia: Aquí tenemos un plato cuyo origen parece ser madrileño, aunque ya hace muchos años que pasó a la categoría de gastronomía española, ya que se consume en todo el territorio. Por eso, si lo comemos en confinamiento, podremos decidir dónde nos queremos situar, lo dejo a gusto de cada uno. Se trata de una comida muy completa ya que lleva pescado (en la versión de cuaresma, otras recetas llevan carne), huevos, legumbres y verduras y además está delicioso. Y lo vamos a acompañar con un vino blanco de variedad verdejo, ¡nos chuparemos los dedos!

Torta pascualina: Pues aquí la imaginación va a volar más lejos, ya que el origen de este riquísimo plato es la Bella Italia. Pero, como la cocina italiana es casi patrimonio de la humanidad, en Semana Santa también se consume habitualmente, tanto en Argentina, como en Uruguay, gracias a los italianos que emigraron allí hace muchos años. Por su aspecto exterior nos recuerda a la empanada gallega, aunque su sabor es muy distinto porque se rellena con espinacas, huevo y queso rallado, todo aromatizado con el infaltable orégano. Con un chianti italiano o un malbec argentino acabaremos de redondear la experiencia.

Dulces

Torrijas: Son muchos los lugares donde podemos disfrutar de maravillosas torrijas, pero como somos dueños de nuestra imaginación, en esta ocasión escogemos Sevilla, ciudad bonita donde las haya. El origen de este dulce, que se hace a base de pan cortado en rodajas, es muy antiguo. Parece que se empezó a hacer para aprovechar el pan sobrante, por eso también se llama postre de pobre, ya que sus ingredientes son muy básicos y económicos. Hay muchas recetas de torrijas, ya que pueden ser de leche, de vino, con miel, es difícil decidirse por una, mejor cada uno que lo adapte a sus gustos. Si acompañamos este postre con un vino dulce, tipo Pedro Ximénez, ¡disfrutaremos mucho!

Ver También
Regalos para padres amantes del vino | Wine & Grapes News

Monas de pascua: Con este dulce viajaremos a Catalunya donde es más típico, aunque también la encontramos en Valencia, Baleares y Murcia. Ahora encontramos una gran variedad de monas: de chocolate, de mermelada, de mantequilla y muchos más sabores, pero las primeras solo eran como unos bollos dulces con huevo duro que se acompañaban con chocolate. De hecho, hechas totalmente de chocolate, se hacen auténticas obras de arte, tan bonitas ¡que da pena comérselas! Un vino de variedad moscatel hará buenos honores.

Leche frita: ¿Qué tal trasladarnos a Palencia? Pues allí nos encontramos con este dulce, que como su nombre indica, se hace a base de leche, huevos, maicena, canela y vainilla. Total, una delicia a la que se le podrá añadir diferentes sabores para hacerla más variada. Cualquier vino generoso será un buen compañero de la leche frita.

Como ya se ha dicho anteriormente, nos gusta mucho viajar en Semana Santa, pero como este año no puede ser, ¡pues disfrutémosla en casa el máximo posible!

Ver Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.