Estás Leyendo
Vino caro o vino barato, ¿Sabe mejor uno que otro?

Vino caro o vino barato, ¿Sabe mejor uno que otro?

Vino caro o vino barato, no define siempre su calidad | Wine & Grapes News

Vino caro o vino barato, observamos diferentes experiencias sobre esta duda

Vino caro o vino barato. ¿Sabe mejor el vino caro que el barato? Muchas veces cuando compramos vino, tendemos a presuponer su calidad por elementos como la denominación de origen, la bodega, o incluso elementos más relacionados con el marketing, como el diseño o el mismo precio. Es decir, muchas veces pensamos que un vino caro va a gustarnos más que otro más barato sin haberlos probado. Pero ¿tiene algún fundamento esta creencia?

Fuente: Ales Maze

Esta misma pregunta se la hicieron un grupo de científicos norteamericanos, los cuales condujeron un estudio en 2008 para intentar darle respuesta. Hicieron catas a ciegas con más de 6.000 personas para comparar sus gustos entre vinos más baratos y más caros, y esto es lo que descubrieron.

Los resultados del estudio

El estudio se centró en analizar puramente las calidades intrínsecas del vino. Tomaron en cuenta la opinión de los 6.174 participantes en 17 distintas catas sobre el sabor y olor. En el mismo artículo ya reconocen que los atributos externos, como son la presentación de la botella o el precio, juegan una parte importante en el gusto del consumidor, como ya se había demostrado en estudios anteriores.

Los resultados demostraron, sorprendentemente, que no había correlación entre el precio y la opinión de la gente sobre los diferentes vinos que se utilizaron en la cata a ciegas. De hecho, incluso podía observarse una ligera tendencia negativa en los caros, que no gustaron tanto a los participantes.

Fuente: Bence Boros

La única excepción a esta tendencia, que los científicos consideraron clara por los datos recopilados, eran los participantes que tenían algún tipo de educación en enología. Estas personas sí que mostraron una correlación positiva entre su gusto y los vinos más caros, es decir, que se correspondía el precio acordado por los expertos con su opinión.

Es por eso que las conclusiones del estudio defienden que, en el caso del consumidor no-experto, los precios y las distinciones otorgadas por la crítica no le sirven realmente a la hora de encontrar un vino que realmente le guste. Además, surgió una nueva pregunta: ¿es la diferencia entre expertos y no-expertos un gusto innato o simplemente años de entrenamiento en el “canon” de lo que es un buen vino?

El tirón mediático

Esta cuestión, desde entonces, ha sido frecuentemente utilizada en los medios y en las redes sociales para realizar experimentos parecidos al del estudio. A veces, incluso para “dejar en evidencia” a algunos expertos, y así desmitificar un poco el mundo del vino que a veces peca de elitista. Un famoso ejemplo es el vídeo en el que El Comidista, del diario el País, dio a probar un vino a granel de 1 euro entre expertos para conocer su opinión. En general, las opiniones sobre las características del vino fueron muy distintas, pero sí que coincidieron en que era un buen vino.

Otro ejemplo es la cata a ciegas que realizó el popular canal de Youtube Vox en el vídeo titulado “Expensive wine is for suckers”, es decir, “El vino caro es para pringados”. El vídeo aborda, con un toque humorístico, los resultados del mismo estudio que hemos explicado en este artículo. Utilizaron tres vinos tintos, los tres Cabernet Sauvignon y provenientes del Valle de Napa, pero de tres precios diferentes: 8$, 14$ y 43$. Este último había recibido una puntuación de 93/100 en la revista Wine Spectator, pero a los 19 participantes no les gustó más que el vino de 8$.

Ver También
los-mejores-vinos-espumosos-rosados-del-mundo-se-dan-cita-en-barcelona

Otra cuestión que destaca el vídeo es la inconsistencia entre los mismos críticos y expertos a la hora de puntuar los vinos. No solamente están en desacuerdo entre ellos, sino que también lo están con ellos mismos, como demuestra un análisis de la concordancia entre puntuaciones en 13 concursos de vino de Estados Unidos.

¿Alguna conclusión?

Es normal preguntarse, entonces, si hay alguna conclusión que podamos sacar de estos estudios y experimentos. Quizás la respuesta es mucho más simple que todo esto. El refrán “sobre gustos no hay nada escrito” no es estrictamente cierto ya que, como hemos demostrado, muchos han intentado entender las razones científicas detrás de la complejidad de nuestras preferencias.

Pero sí que podemos quedarnos con su sentido figurativo, y es que al final hay tantos gustos como personas en el mundo. En definitiva, lo más importante para una buena valoración no es la dicotomía, vino caro o vino barato, sino si a cada uno de nosotros nos gusta o no.

Ver Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.