Estás Leyendo
Vino y Antiguo Testamento

Vino y Antiguo Testamento

vino-y-antiguo-testamento-el-vino-desde-tiempos-remotos

El vino en el Antiguo Testamento de la Biblia

Vino y Antiguo Testamento: En el  Antiguo Testamento de la Biblia, encontramos una de las primeras historias que nos hablan, claramente, de la influencia del consumo del vino. Su primer libro, el del Génesis, recorre, grosso modo, los orígenes de la Humanidad –entendida como la del pueblo judío-, y fija en torno a grandes figuras –los patriarcas– su evolución. Así podemos interpretar las edades, desmesuradas, atribuidas a estas figuras como glosas o resúmenes de los hechos vividos por estirpes y generaciones enteras. Una de ellas, muy conocida, es la de Noé. Este personaje es quien salvaría a los hombres, y a los animales, del gran diluvio. Dicho diluvio representaría el castigo de Dios por los pecados de una Humanidad que, desde siempre, había venido contraviniendo las reglas divinas. Noé viviría esta gesta con 600 años, y aún viviría 350 más.

El libro nos recuerda como después del diluvio, Noé rescata la tierra de su esterilidad y se convierte en agricultor. Así, planta una vid, que ofrecería su preciado fruto y también su producto alcohólico a las generaciones posteriores. Esto se describe en uno de los pasajes más curiosos –y discutidos- narrados en el libro: “Los hijos de Noé que salieron del arca eran Sem, Cam (padre de Canaán), y Jafet. Noé era agricultor y había plantado una viña. Cierto día, en que había bebido vino, se embriagó y quedó tirado y desnudo en medio de su tienda. Cam (padre de Canaán) vio la desnudez de su padre, y avisó a sus dos hermanos que estaban afuera. Entonces Sem y Jafet entraron a la tienda mirando para otro lado, y con un manto cubrieron a su padre, pero no vieron su desnudez. Cuando Noé despertó de su borrachera y se enteró de lo que su hijo menor había hecho, dijo: «Maldito sea Canaán. Será el sirviente de sus dos hermanos». Luego añadió: «Bendito sea Yahvé, el Dios de Sem, y que Canaán sea esclavo suyo. Que Dios permita a Jafet extenderse, que habite en los campamentos de Sem, y que Canaán sea esclavo suyo»”.

El duro castigo de Noé

Siempre ha llamado la atención que un castigo tan duro y prolongado recayera sobre un hecho aparentemente tan trivial como el de que su hijo fuera testigo de su desnudez. Sin embargo, una interpretación en su contexto histórico traduce el ver la desnudez realmente por la práctica del sexo, con lo cual Cam habría sodomizado a su padre. La maldición de Noé, así, explicaría que éste favoreciera a los hijos que no se aprovecharon de su estado de embriaguez, y castigara duramente a su vicioso hijo menor .No obstante, si esto es así, ¿por qué el bueno del patriarca que regenera la Humanidad y la Tierra entera no maldice a su hijo sino a su nieto, al hijo de éste? No parece tener ningún sentido. A menos que, como sugiere algún otro estudio, Cam no se aprovechara del estado de su padre para violarle, sino para mantener relaciones sexuales con la esposa de aquel, es decir con su madre. El fruto del incesto, Canaan, sería entonces el ancestro de una raza destinada a ser esclavizada por los hijos de Sem (los semitas) y de Jafet (los filisteos que aparecerán recurrentemente en las historias posteriores como vecinos y enemigos del pueblo judío). Sea como sea, los redactores del Antiguo Testamento, parecían tener ya muy claras las virtudes del vino, pero también los serios riesgos que se corre cuando se abusa del mismo.

Ver Comentarios

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2020 Wine & Grapes News. All Rights Reserved.